Unos macarrones gratinados, una ensalada con perlas o como no una pizza muy italiana. En todos estos platos la reina, sin duda, es la mozzarella, ¿tu puedes vivir sin ella?

Este queso elaborado con leche de búfala y de origen italiano, tiene múltiples usos en la cocina, pero donde nunca, nunca puede faltar es en las pizzas.

Mozzarella

La receta original es con leche de búfala

La mozzarella es rica en proteínas, calcio y vitamina A, pero no podemos evitar ser conscientes de que también contiene ácidos grasos saturados y sodio.

Aunque actualmente este tipo de queso ha traspasado las fronteras de todo el mundo, hubo una época durante la que su receta tradicional, hizo que fuese muy difícil que pudiese transportarse lejos de su lugar de producción. ¿Te imaginas una pizza sin mozzarella?

Y tu, ¿puedes vivir sin la mozzarella?

La mozzarella no puede faltar en la pizza

Al igual que cualquier otro queso, para obtener la bola de mozzarella como la conocemos, tenemos que tener una buena leche. En la receta original, este tipo de queso se elaboraba con leche de búfala, pero actualmente podemos encontrarla tanto con leche de vaca, como de oveja.

Se separa el suero de la leche, hasta que obtenemos lo que conocemos como cuajada. Esta tras cortarse en cubos, se cuece en agua caliente, más o menos a 60 grados. Cuando este proceso ha terminado, tendremos una masa elástica a la que se le da forma de bola. Pero aquí no acaba todo, para su conservación tenemos que sumergirla en salmuera suave, donde le daremos el toque de sal perfecto.

Y tu, ¿puedes vivir sin la mozzarella?1

Las perlas de mozzarella son un formato perfecto para ensaladas

Hace unos cuantos años, el amasado de la masa, valga la redundancia, se hacia a mano, algo que era muy laborioso. El avance de la tecnología ha hecho que actualmente sean máquinas las que controlan este proceso. Aunque en pequeños pueblos italianos, se sigue manteniendo el amasado a mano, lo que hace que la mozzarella sea totalmente artesanal.

Si no puedes vivir sin este maravilloso queso italiano, te entendemos. Su cremosidad, su sabor suave, y lo bien que funde en los platos hace que sea indispensable en la mayoría de las cocinas.