Queso de Oveja

Blog sobre el Queso de Oveja

Etiqueta: la antigua

Alérgenos en el queso

Cada vez son más las personas con intolerancias alimenticias, que como consecuencia de una incorrecta digestión de los alimentos, sufren malestar en su cuerpo. Podemos encontrar diferentes tipos de alérgenos en el queso, pero lo importante es comunicarlo en la etiqueta del producto para que el consumidor este informado.

El queso, como producto lácteo está entre el grupo de alimentos que puede ser intolerante por las personas, de hecho es alguno de los más comunes, siempre que no se hayan eliminado los elementos que generan dichas intolerancias.

Alérgenos en el queso

Proceso de elaboración del queso

Dentro de los productos lácteos, en este caso el queso, encontramos los siguientes elementos que pueden generar intolerancia:

La proteína de la leche. No debemos confundirlo con la lactosa, puesto que son elementos diferentes.  El sistema inmunológico de las personas intolerantes reacciona ante esta sustancia ya que la identifica como peligrosa y desencadena la reacción alérgica. Los principales efectos o reacciones a esta proteína son la aparición de ronchas en la piel, inflamación en la vías respiratorias, hinchazón de los labios y párpados, así como silbidos en los pulmones.  Lo aconsejables es acudir al centro de salud más cercano en cuanto alguno de estos síntomas se manifieste.

Lactosa. Es el azúcar natural de la leche que está formado por dos moléculas,  una de glucosa y otra de galactosa. En el proceso de obsorción la lactosa debe separarse, a través de una enzima denominada lactasa. Si este proceso fallase, es decir, que la lactosa no se reabsorbiese por separado, llega completa al intestino y es en ese momento cuando se produce la reacción alérgica. Los principales efectos de esta reacción alérgica son distensión abdominal,  retortijones, diarrea…

Huevo: Todas aquellas personas alérgicas al huevo deben tener en cuenta que en muchas ocasiones, los maestros queseros utilizan una proteína del huevo denominada Lisozima como conservante, por lo que deberá venir especificada su utilización en la etiqueta del producto.

Gluten: Los quesos realizados de forma artesanal no contienen gluten, porque todas sus materias primas son exentas de este componente. El problema ocurre con los aditivos y/o pinturas que se usan como recubrimiento de los quesos industriales para mejorar su apariencia y durabilidad.

En relación con este tema, nos viene a la cabeza la Jornada sobre Alérgenos Alimentarios que tuvo lugar en la Escuela de Hostelería de Santa Marta. Desde Gestión Agro Ganadera, S.L – Quesería La Antigua de Fuentesaúco hablamos sobre los alérgenos en el queso y como los tratamos.

Esta iniciativa se realizó con la colaboración de la Fundación General de la Universidad de Salamanca – Empresas Amigas de la Universidad. 

Durante la jornada se trataron diferentes temas relacionados con los alérgenos en el queso y demás alimentos, un apartado importante a tener en cuenta por parte de todos aquellos que nos encargamos de la producción, conservación y distribución de alimentos.

Alérgenos en el queso

Alérgenos alimentarios

A lo largo de todas las ponencias se trataron diferentes aspectos sobre los alérgenos, pero más en profundidad sobre los 14 alérgenos que se debían incluir en las etiquetas de los productos para que estuviesen correctamente etiquetados.

Por nuestra parte abordamos el tema desde la perspectiva de los proveedores de alimentos elaborados para alérgicos o intolerantes, dando a conocer así nuestra variedad de Quesos Sin Lactosa. En todo el proceso lo que se intentan conseguir es un producto natural apto para aquellas personas que puedan tener problemas con la lactosa y a su vez estar bien comunicado tanto en los componentes, como en las características del producto.

El Afinado de los quesos, una técnica artesana para un producto de excelencia

El Afinado de los quesos, el arte de observar tiene una maravillosa consecuencia: la de mejorar el objeto de estudio. Hablando de los quesos, un afinador puede mimar cada una de las piezas hasta obtener lo mejor de ellas.

¿Qué es el afinado de un queso?

La palabra afinar deriva del latín «finus» y en la alquimia medieval se usaba para designar al refinamiento de materiales impuros. Actualmente, en el mundo del queso, afinar es una muestra de sensibilidad que el maestro quesero aplica a sus quesos para conferirles su sello de identidad.

Elaboración de Queso

Elaboración de Queso

Es un proceso de cuidado exquisito durante la maduración de un queso, que no se limita a mantenerlo a una temperatura y humedad adecuadas (condiciones mínimas y obligadas en la elaboración de cualquier queso), sino que amplía el abanico de técnicas y cuidados. Un cuidado riguroso y lleno de mimo, que el maestro aplicará cada día mientras dure el proceso, que puede llevar incluso varios años.

Existe una importante diferencia entre maduración y afinado de un queso. La maduración es el paso del tiempo sobre un queso, y el afinado es cómo actuamos, tanto el afinador como el ambiente, sobre ese queso durante su periodo de maduración

El afinado se realiza fundamentalmente en el mundo artesanal, ya que las grandes industrias añaden antifúngicos o tratamientos de pinturas con productos químicos. Por lo general, a los quesos industriales se le añade, tanto en las cubas de la leche como en las cortezas, correctores, conservantes, otros compuestos con el fin de evitar cualquier problema durante el proceso de maduración. Este es el caso de muchos quesos que hayas podido ver tienen la corteza negra. Corresponden a pinturas plásticas y antifúngicas.

Cuidado del Queso

Cuidado del Queso

Queseria La Antigua realiza su propio afinado a sus quesos de leche cruda de oveja gracias a su corteza natural y a la floración de moho natural que crece en la corteza de todos los quesos. Estos quesos, al no haberles aplicado ningún tratamiento sobre su corteza, y disponer de humedad interior, permiten fácilmente el crecimiento de un moho Penicillum natural durante toda su maduración en bodega.

Nuestro trabajo diario en La Antigua

Los quesos recién fabricados salen de salmuera, después de 24 horas sumergidos en agua y sal a temperatura controlada, y pasan sus primeras horas de oreo, hasta su entrada en secadero. Este pequeño periodo permite a los quesos liberarse de agua exterior con la que han convivido durante sus horas de salmuera.

Pasado este periodo los quesos pasan al secadero, donde permanecen un periodo aproximado de 25-35 días en función de las condiciones de humedad y temperatura de la sala y de cada lote de queso elaborado.

Elaboración de Queso de Oveja

Elaboración de Queso de Oveja

El secadero dispone de equipos de control de Temperatura y humedad constante con el fin de conseguir un producto lo más uniforme posible dentro de las posibilidades, ya que elaboramos un queso de leche cruda, completamente natural, y cada elaboración dispone de su propia microflora interior. En este periodo, y gracias a las condiciones del secadero y de los quesos, se produce el crecimiento del moho natural, que va desarrollándose durante las distintas etapas de la vida del queso.

El moho penicillum que habita en nuestro secadero y cámaras en forma de esporas microscópicas en el aire, comienza su crecimiento de forma muy débil a partir de los primeros 10 días de vida de los quesos. Su apariencia entonces es prácticamente inapreciable, en forma de pequeñas manchas, con una coloración blanquecina en la superficie de los quesos también blancos.

Moho Penicillium

Moho Penicillium

El moho sobrevive en su superficie gracias a la materia orgánica de la que se alimentan y a la humedad del queso, que en esos primeros días de vida es muy alta. Con el paso de los días, este moho va desarrollándose más notablemente hasta formar una capa de un grosos muy visible, que varía desde el blanco, hasta el grisáceo. Durante todo este periodo de tiempo el moho, se alimenta de los nutrientes del queso, pero a su vez, le aporta al mismo, sabores y aromas, que no los tendría sin su ayuda.

Es de suma importancia, controlar en todo momento el crecimiento de este moho superficial, ya que al igual que aporta beneficios al producto, puede también perjudicarlo, si no existe un crecimiento controlado. Este control, se realiza mediante la temperatura y humedad del secadero, ya que como todo ser vivo, el moho necesita unas condiciones ambientales óptimas para poder vivir y reproducirse; durante este periodo en secadero, como en el resto de estancias, los quesos necesitan ser volteados casi diariamente para conseguir una forma exterior perfecta.

Secadero, Quesería La Antigua

Secadero, Quesería La Antigua

Una vez que el queso termina su estancia en el secadero, es momento de enviarlo a otra cámara donde las condiciones de temperatura y humedad son distintas; comenzará una etapa de menor humedad y algo más de frio, por lo que nuestro moho se verá ligeramente perjudicado. A partir de ahora el color será más grisáceo y dependiendo del aire que choque contra él, incluso parte del moho superficial morirá.

Es entonces, cuando el queso estará listo para ser cepillado y liberarlo temporalmente del moho que le ha protegido y favorecido durante más de 2 meses; temporalmente, porque pasado no mucho tiempo, el moho volverá a florecer aunque ya no con la misma intensidad que la primera vez, debido fundamentalmente a la perdida de humedad en el queso, y a las condiciones menos favorables del entorno.

Queso de Oveja

Queso de Oveja

Gracias a este crecimiento de moho periódico, los quesos se van oscureciendo exteriormente hasta conseguir la tonalidad natural que poseen los quesos de La Antigua, comenzando por el semicurado que es el queso más suave y clarito de todas sus referencias, hasta el añejo que posee una tonalidad marrón grisácea debida al crecimiento de su moho superficial.

Así es la vida de nuestros quesos durante sus larga estancia en La Antigua que llega hasta los 24 meses en algunas piezas más exclusivas; florecimiento de moho y cepillado periódicos con el fin de conseguir un producto de calidad excepcional. A los quesos que se destinan a maduraciones largas, será necesario aplicarles sobre su corteza aceite de oliva, que sirve de hidratación natural para protegerlos de las condiciones ambientales, fundamentalmente del aire.

En este proceso de afinado de los quesos, podemos aportar alguna hierba aromática, como el romero, orégano, pimentón de la Vera o pimienta negra con el fin de dar a los quesos unas características de sabor diferentes y un acabado distinto que en muchos casos realza el sabor del producto inicial.

Espermidina: ¡El queso alarga la vida!

La espermidina es una sustancia que se encuentra en alimentos como los quesos curados, algunos cereales, y también en las leguminosas. Esta ayuda a regenerar las partes dañadas de las células, y por tanto, como consecuencia, alarga la vida.

Seguir leyendo

Turofobia: Miedo al queso

Turofobia… ¿quién puede tenerle miedo al queso?

Pues sí… se ha descubierto que hay personas que le tienen fobia a este alimento tan rico y saludable. Para entender bien este concepto hemos buscado la definición de fobia en el diccionario. Y bien, una fobia es un trastorno de salud emocional o psicológico y que se caracteriza por el miedo desproporcionado que produce ante alimentos, animales, situaciones concretas…

Quesoteca

Quesoteca

Aunque no es sencillamente un miedo sino que también se puede catalogar como un rechazo o sentimiento de odio hacia algo. Un estudio en EE.UU halló que aproximadamente el 15% de la población sufre alguna fobia.

Seguir leyendo

El origen del queso de oveja

Si algo nos gusta en España es comer Queso, da igual a qué hora del día, y con qué lo tomemos porque siempre apetece.

Pero, realmente sabemos ¿en qué momento apareció el queso en la dieta humana?

Seguir leyendo

© 2019 Queso de Oveja

Tema por Anders NorenArriba ↑