A la hora de elaborar queso, éste pasa por tres etapas antes de poder ser consumido: coagulación, desuerado y maduración. La coagulación es una etapa clave dentro del proceso de conversión de la leche en queso.

Seguir leyendo