Hasta el día de hoy cuando acudíamos al supermercado solo algunos los productos  tenían el etiquetado de origen, debido a la normativa existente. Estos alimentos son: la miel, el aceite de oliva, frutas y vegetales frescos, la carne,  el vino, los huevos y las aguas minerales.

Desde hace algunas semanas se ha aprobado un Real Decreto en el que se establece que los fabricantes de leche y productos lácteos deberán añadir en su etiquetado el lugar de origen de la leche con la que están elaborados sus productos.

Nuevo etiquetado de los productos lácteos 2

La etiqueta deberá incluir el lugar de ordeño

Debemos tener en cuenta que esta normativa habrá que aplicarla a la leche de vaca, oveja y cabra, así como a los productos que contengan más de un 50% de leche como ingrediente. Todos aquellos fabricantes deberán indicar el país de ordeño y el de transformación.

Los productos que deberán incluir esta nueva información en su etiquetado son:

  • Leche y nata, sin concentrar, azucarar ni edulcorar de otro modo.
  • Leche y nata, concentradas, azucaradas o edulcoradas de otro modo.
  • Suero de mantequilla, leche y nata cuajadas, yogur, kefir y demás leches y natas, fermentadas o acidificadas, incluso concentrados, azucarados, edulcorados de otro modo o aromatizados, o con fruta o cacao.
  • Lactosuero, incluso concentrado, azucarado o edulcorado de otro modo; productos constituidos por los componentes naturales de la leche, incluso azucarados o edulcorados de otro modo, no expresados ni comprendidos en otras partidas.
  • Mantequilla y demás materias grasas de la leche.
  • Quesos y requesón.
Nuevo etiquetado de los productos lácteos 1

Leches y productos lácteos derivados

Si es cierto, que existe una excepción a esta ley, y son aquellos productos que se encuentran bajo una denominación de origen, ya que se entiende que, al tener este reconocimiento, la calidad y los criterios de su elaboración son los correctos y los establecidos por la normativa. Aunque igualmente podrán indicar, de manera voluntaria, el lugar de procedencia de los productos.

Esta nueva normativa tiene como objetivo una mayor claridad de cara a los consumidores, así como una mejora de la balanza comercial. ¿Sabías que importamos 3 veces más productos lácteos de la Unión Europea, de los que vendemos?

Nuevo etiquetado de los productos lácteos

Los clientes quieren más transparencia

El 2019 será el año en el que empecemos a ver los cambios, puesto que esta normativa entrará en vigor en enero de dicho año, aunque las empresas tendrán un periodo de 2 años para adaptarse. Eso si, debemos tener en cuenta que esto solo afecta a los productos nacionales, es decir, en ningún caso afectará a los lácteos que se fabriquen fuera de España, aunque después se comercialicen aquí.