Más de una vez a algunos nos han dicho eso de que «estas creciendo a lo ancho y no a lo largo» y la gente tiende a pensar que una dieta basada en productos lácteos no ayuda precisamente a tener una cintura de avispa pero no nos hemos quedado ahí y hemos descubierto que los holandeses, uno de los países con un mayor consumo de estos productos son los más altos del mundo.

Pero esto no siempre ha sido así, de hecho han pasado de ser los más bajos de Europa a como hemos comentado ser los más altos del mundo. A mediados de Siglo XIX un holandés podría medir aproximadamente 1,63 cm de altura, siendo 7 cm de media más bajo que un norteamericano por ejemplo.

Holanda mapa

«Mapa de Europa»

Pero después de 150 años, y una alimentación basada y rica en leche y queso, los holandeses han logrado sobrepasar en altura a los norteamericanos y a todos los demás.

Actualmente, de media un holandés mide 1,83 cm y una holandesa unos 1,70 cm. Los científicos le han dado muchas vueltas a este «estirón» que han dado y algunos de los factores estudiados han sido precisamente una mejora de la alimentación, la democratización de la salud en el país, factores genéticos o simplemente una selección natural. Pero lo verdaderamente significativo es que este «estirón» parece ser contagioso, ya que los inmigrantes residentes en Holanda crecen mucho más que los compatriotas de los mismos en su país natal.

Sin título-1

«Si quieres crecer… ¡come queso! 😉

Por lo tanto, es posible que la adicción de los holandeses a la leche y a los quesos haya jugado un papel verdaderamente importante en el crecimiento de los holandeses, y es que allí el amor de estos por los productos lácteos es una cuestión de estado. Una de sus bebidas favoritas sigue siendo la leche y el mundo del queso para ellos es lo más parecido a una religión.

Así que ya sabéis, si queréis crecer… ¡a comer queso! 😉

Resumen
Título
¿El queso nos ayuda a crecer?
Descripción
Más de una vez a algunos nos han dicho eso de que "estas creciendo a lo ancho y no a lo largo" y la gente tiende a pensar que una dieta basada en productos lácteos no ayuda precisamente a tener una cintura de avispa pero no nos hemos quedado ahí y hemos descubierto que los holandeses, uno de los países con un mayor consumo de estos productos son los más altos del mundo.
Autor