Cada día es más importante y necesaria la información que nuestros clientes tienen de nuestros productos. Mediante el etiquetado se obtiene la información sobre el producto que te interesa y que estás a punto de comprar. Esto es importante para conocer más sobe ese producto o incluso para compararlo con otros. Por ello, hoy vamos a contaros cómo deben ir etiquetados los productos lácteos.

La información que encontramos en las etiquetas de los productos lácteos cumple una doble función:  nos permite conocer las características principales y  nos da información acerca de la calidad del mismo.

Para no llevar al consumidor a errores o mal entendidos, el etiquetado debe ser claro y conciso. De este modo, evitamos malas interpretaciones en las características, el origen o el modo de fabricación.

Etiquetado productos lácteos

Etiquetado productos lácteos

Mediante la etiqueta de los productos lácteos, el consumidor puede ver las características nutritivas de éste, y así poder decidir si realiza la compra o no.

Debido a los problemas de salud que están relacionados con la alimentación, el sobrepeso y la obesidad, se insiste en la importancia de mostrar esta información. Así, mediante el etiquetado nutricional se puede facilitar una dieta equilibrada entre los consumidores.

etiqueta nutricional, queso

etiqueta nutricional, queso

Hablamos de etiquetado nutricional dentro del etiquetado de productos lácteos, pero podemos distinguir dos clases de información:

  • Información General: es de carácter obligatorio y común en todos los productos. En ella se informa de las características generales del producto.
  • Información Nutricional: es de uso opcional, por lo tanto no aparece en todos los productos. Aun así, cada vez es más frecuente encontrar este tipo de información en los productos.  Además, dentro de este apartado encontraremos información acerca de las calorías, los nutrientes y la fibra.

 La información que nos aporta el etiquetado general es la denominación del producto, lista de ingredientes, modo de empleo, peso o volumen. Además, si es necesario, aparecen las condiciones especiales de conservación, el lote y la fecha de caducidad.

En la información nutricional de productos lácteos dentro debe aparecer toda la información relacionada con el valor calórico y el contenido de una serie de nutrientes.

Diferencias entre CDO y CDR

Diferencias entre CDO y CDR

 Además, debemos tener en cuenta las cantidades diarias orientativas (CDO) y las cantidades diarias recomendadas (CDR).

Las CDO nos permiten saber la cantidad de energía y de ciertos nutrientes que un adulto sano debe consumir al día para llevar una dieta saludable.

 Son calculadas a partir de las necesidades medias estimadas de la población. También se tienen en cuenta los niveles de actividad física y el estilo de vida del ciudadano medio.

Por otro lado, las CDR muestran la cantidad media diaria que satisface las necesidades de un determinado nutriente. Esto va fijado en la mayoría de la población adulta sana.

Es importante la información que ponemos en la etiqueta de nuestro producto porque con ella transmitimos los valores del producto.