Quizás alguna vez os habéis hecho estas preguntas ¿Se puede congelar el Queso? ¿sabe igual? ¿cuánto tiempo puede estar congelado? a nosotros varias veces, por eso hoy queremos daros nuestro punto de vista sobre este tema.

Lo primero que debe quedarnos claro es que al congelar un alimento, lo estamos sometiendo a un proceso, que siempre produce alguna alteración en el producto. La congelación, supone la pérdida de algunas de las cualidades organolépticas de los alimentos.

Aunque hay que tener en cuenta, que si se realiza de la manera adecuada, las pérdidas son mínimas y difíciles de apreciar. Por ello debemos diferenciar la congelación industrial de la congelación casera.

Alimentos ultracongelados

Alimentos ultracongelados

Actualmente, se utiliza una técnica de ultracongelación, que garantiza el 100% del contenido nutricional. Esta técnica consiste en congelar los alimentos lo más rápido posible a temperaturas que alcanzan los 40 grados bajo cero. De esta manera se garantiza la conservación de las propiedades nutricionales de los alimentos.

Esta técnica nada tiene que ver con la congelación que realizamos en casa, ya que no disponemos de las técnicas adecuadas y entonces los alimentos frescos que congelamos pueden perder calidad nutricional, el sabor y la textura originales del producto.

Entonces, ¿Se puede congelar el queso? Nosotros os diríamos que no, ya que no precisamos de las técnicas adecuadas para que éste mantenga sus características naturales, por tanto alteraría el sabor y la textura  propias de este producto.

Queso de Oveja

Queso de Oveja

En caso de que decidamos congelarlo, os daremos unas pautas para que el queso guarde todo su sabor.

Lo primero y más importante la curación del queso que vamos a congelar, ya que si congelamos quesos tiernos, frescos o quesos azules éstos tienen mucho agua, al congelarlos el agua se cristaliza, lo que hace que se rompa la estructura y las características del queso se pierdan.

Si el queso que queremos congelar es de mayor curación, tendríamos que congelarlo bien envasado y en las porciones en las que va a ser consumido. Es decir, si tenemos un queso de tres kilos y lo congelamos entero, al descongelarlo vamos a tener que consumirlo ya que una vez descongelado no puede volverse a congelar.

Sería conveniente cortar el queso en trozos más pequeños y de este modo sacarlo según vaya a ser consumido. Muy importante el modo de descongelación, ya que tendríamos que sacarlo la noche antes de ser consumido y meterlo en el refrigerador. Al día siguiente sólo tienes que preocuparte de disfrutarlo.

¿Alguna vez habéis congelado el queso?

Patricia Martín. Responsable de Calidad en Quesería La Antigua de Fuentesaúco, con más de 10 años de experiencia en el sector. Diplomada en Ingeniería Técnica Agrícola por la Universidad por la Universidad Politécnica de Zamora y Máster en Control de Calidad en la Industria Alimentaria por la Escuela Técnica de Ingeniera de Valladolid.